El “niño magnético” atrae objetos de metal

0

Se trata de Zulfikar Ibrahim, vive en la ciudad de Latakia (Siria) y el descubrimiento de su “poder” fue como suelen ocurrir los grandes sucesos de la historia: de casualidad. Almorzaba con su familia y uno de los cubiertos cayó, pero al levantarla se pegó en su estómago.

“Mi abuelo me quitó la cuchara, la limpió y volvió a ponerla en la bandeja. Tomé un tenedor y una cuchara, y se pegaron [a mi estómago] de nuevo. Cualquier cosa hecha de hierro se me pegaba”, dijo el pequeño a RT.

Como era de esperarse, su situación ha sorprendido a sus abuelos, quienes quieren llevarlo a Rusia para estudien su extraña condición y si esta podría afectarle en el futuro.

Leave A Reply