La voz de tu cabeza engaña a tu cerebro

0

Suena un poco loco, pero ¿no te ha pasado que tienes charlas internas contigo mismo (tu voz interna que hace que a veces sobre-analices las cosas) y terminas reaccionando como si “aquella personita” tuviera razón y te estuviera viendo ejecutar lo que te dijo?

Muchas películas lo han llegado a representar como aquella dualidad de “ángel y demonio” internos que te ayudan a tomar decisiones un poco más sabias, o no. Bueno, al parecer nuestro cerebro se las ingenia para pensar que esto es real según una nueva investigación.

¿Por qué sucede esto?

Nuestro cerebro considera que hablar con nosotros mismos en nuestra mente es muy similar a cuando hablamos con otros.

¿Cómo se dieron cuenta de esto?

Los autores de este estudio, analizaron los escaneos de electroencefalografía (o EEG) que le realizaron a 42 personas, analizando los efectos creados por su cerebro; junto con una copia eferente de las instrucciones que le da el cerebro a la boca, los labios y las cuerdas vocales.

Para entender un poco más a profundidad esto, una copia eferente es el filtro de las sensaciones irrelevantes. ¿Qué es eso? bueno, “lo normal es que al caminar, saltar, correr… no notemos la sensación de ningún músculo o articulación a menos que pongamos nuestra atención en ello. Toda esta información de los tejidos sube hasta nuestro cerebro pero no nos damos cuenta, ya que se considera información irrelevante en ese momento”.

Entonces, lo que la investigación descubrió…
Fue que la copia de la eferencia reduce el impacto del sonido de nuestra propia voz en nuestra mente, por lo que estamos en mejores condiciones para lidiar con voces y sonidos inesperados; esta reducción también ocurre cuando las palabras de nuestra mente no se pronuncian.

Haciendo que en lugar de que estemos a veces consientes de que somos nosotros mismos, “esa vocecita” pareciera ser otra persona física. Además, si le aumentamos nuestra imaginación…podrías ahora entender este fenómeno.

¡Haz el experimento!

Si deseas probarlo, intenta reproducir una grabación de tu voz en lugar de decir algunas palabras en voz alta: tu cerebro tendrá una respuesta más fuerte y más activa, porque no hay una copia eferente.

“Esa grabación suena más fuerte para tu cerebro que expresar palabras en el mismo volumen, y lo que muestra esta nueva investigación es que el cerebro aplica lo mismo para los monólogos internos”.

Leave A Reply