El “casco de Dios”

0

Un casco común de ‘skateboard’, sin ningún tipo de propiedad especial, provocó vivencias místicas en personas que se ofrecieron como voluntarias para ponérselo durante un festival de música celebrado el verano pasado en Biddinghuizen (Países Bajos), informa Science Alert.

Para la realización del experimento, unos investigadores neerlandeses conectaron lo que bautizaron como “casco de Dios” –en todo sentido un casco normal y corriente– a una máquina, mediante un simple cable, y aseguraron a los participantes que con solo ponérselo estimularía sus cerebros y los induciría a vivir experiencias espirituales. En realidad, la máquina a la que fue conectada el casco no cumplía ninguna función.

Los voluntarios llenaron cuestionarios relativos a su religiosidad y espiritualidad. Asimismo, se midieron sus niveles de alcohol en sangre. Durante el experimento, los participantes debieron permanecer durante 15 minutos sentados, con el casco en la cabeza y una venda en los ojos, mientras por unos auriculares escuchaban simplemente sonidos. En caso de sentir algo “extraordinario”, debían pulsar un botón.

La mayoría de los participantes reportó haber sentido algún tipo de experiencia “extraordinaria”. Entre esas experiencias, la más mencionada fue una “sensación de ligereza en el cuerpo”, que afirmó haber sentido el 78,5 % de los voluntarios. Algunos personas aseguraron haber “escuchado voces” y otras tuvieron la sensación de que “flotaban en el aire”.

Pese a que, según los datos mostrados en el estudio, el 73,2 % de los participantes había consumido alcohol el día del experimento, los investigadores concluyeron que la ingesta de bebidas alcohólicas no tuvo influencia directa en los efectos del casco como placebo. En contrapartida, aseguran que sí existe una fuerte correlación entre quienes se definieron a sí mismos como “personas espirituales” y quienes vivieron “experiencias místicas” durante el experimento.

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.