Superluna azul con eclipse

0

Este miércoles 31 de enero tuvo lugar un evento cósmico que no se daba desde hace 150 años. Se trata de una superluna azul con eclipse. Este acontecimiento reunió cuatro fenómenos astronómicos al mismo tiempo: una superluna, una luna de sangre, una luna azul y un eclipse lunar. Si bien no se pudo ver en todo el mundo, aquí encontrarás el video para que lo vuelvas a revivir.

La última vez que ocurrió algo igual fue en 1866. Al ser un evento tan peculiar ha causado el interés no solo de los científicos, muchas personas en todo el mundo también estuvieron pendientes al espectáculo.

Así fue el espectáculo astronómico [VIDEO]:

A continuación explicamos en qué consiste cada uno de estos cuatro fenómenos que reunió la superluna azul con eclipse, para así entender su trascendencia.

Superluna
Es cuando la tierra está más cerca de lo normal de su satélite. La orbital lunar es elíptica, y un lado (apogeo) está unos 50.000 km. más alejado de la Tierra que el otro más cercano (perigeo). Por ende, en el momento de mayor cercanía nuestro satélite se ve un 14% más grande de lo habitual. Pero para que sea una superluna, además, debe haber luna llena.

Luna azul
Se trata solo de una denominación que le corresponde a la segunda luna llena del mes; sin embargo, esto no la hace lucir de aspecto diferente. En este mes de enero pudimos ver otra luna llena entre el 1 y el 2.

Eclipse lunar
Este es un fenómeno menos común que la superluna y la luna azul. La Tierra, el Sol y la Luna se alinean dando lugar a un eclipse lunar total. La Luna llena coincide con el momento en que la Luna entra en la sombra de la Tierra produciéndose así un eclipse.

Luna de sangre
El último fenómeno astronómico que coincidió este 31 de enero fue la Luna de sangre. Los observadores del eclipse vieron una gran Luna de color rojizo que se producirá porque durante el transcurso del eclipse la atmósfera de la Tierra filtrará la luz azul y verde de los rayos solares, pero dejará en cambio pasar la roja.

¿Dónde se vio?
Desafortunadamente el magnífico evento no se pudo ver en todo el planeta. Así, en EE.UU. ” la visualización fue mejor en el oeste”, según Gordon Johnston, ejecutivo del programa y blogger lunar en la sede de la NASA en Washington.

En América del Norte, Alaska o Hawái, el eclipse se pudo ver antes del amanecer del 31 de enero. Para aquellos en el Medio Oriente, Asia, Rusia oriental, Australia y Nueva Zelanda, se observó también durante la mañana del 31.

En Europa Occidental y la mayor parte de África y América del Sur el espectáculo fue parcial, ya que son zonas no afectadas por el eclipse.

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.