Como las redes sociales han cambiado en nuestras vidas

0

Seas o no un usuario activo de las redes sociales, estas ya se han entrometido en nuestra vida diaria y continúan cambiando las de muchas personas por todo el mundo. ¿Qué significan realmente los “Me gusta” y los filtros, y a qué se enfrentó la humanidad por primera vez? Lo encontrarás en este artículo.

Conoce algunas de las más diversas opiniones de los investigadores sobre lo que nos está sucediendo en la era de la comunicación digital a continuación:

1. Vida personal pública

Todos hemos visto alguna vez a esas parejas de las redes sociales tan felices: #juntosparasiempre. Inundan la sección de noticias de fotos #conmiamor y no se cansan de recordarnos lo #felices que son. Resulta curioso que, según los científicos, esto demuestra justamente todo lo contrario.

Cuantas más dudas siente una persona sobre su pareja, más necesita una respuesta positiva sobre su relación, aunque sea a través de las redes sociales. En otras palabras, de sus suscriptores recibe ese feedback emocional que no puede obtener dentro de la relación.

El psicoterapeuta Zach Brittle opina que, alabando su ego, uno de los dos miembros de la pareja presta más atención a la calidad de la foto hecha durante la cita que a la cita en sí misma. En cualquier caso, los científicos coinciden en que cuanto más activo es el amor virtual, más se diferencia de lo real.

2. Wi-Fi gratuito = huir de la realidad

El sociólogo Viktor Vakhshtayn observa cómo el comportamiento de los pasajeros del Metro ha cambiado con la aparición del Wi-Fi gratuito. La gente siempre sabía mostrarse como si no hubiera nada más a su alrededor, pero ahora este “juego” ha pasado a un nivel más serio. La ciencia denomina a este fenómeno “ignorar de forma activa”. No solo te delimitas con un libro de tu vecino, imitas estar durmiendo o miras por la ventana. Navegando por las redes sociales, literalmente, escapas de la realidad. El mundo virtual tiene la capacidad de atraer tanto tu atención que, deliberadamente, ya no está presente allí donde te encuentras físicamente.

3. Escribir como un hobby global

Si antes las personas leían más que escribían, más bien, debido a su profesión, ahora en la era de los blogs, todos se convierten en “escritores”. Por primera vez en la historia de la humanidad, la redacción de textos se ha convertido en una afición para millones de personas.

Las publicaciones periódicas de la misma persona se consideran “blog”, independientemente de la extensión del texto y el estilo de la presentación. Algunos consideran a los representantes de la blogósfera como si fueran mariposas de un día, cuya fama se mantiene solo con los “Me gusta” y depende totalmente de la actualidad de la publicación. También se observa el narcisismo y la baja calidad literaria de la mayoría de las publicaciones. Otros enfatizan los beneficios indudables y el intercambio efectivo de experiencias y opiniones.

Hablando en sentido estricto, las ganas de escribir a nivel global son un evento sin precedentes en la cultura de la humanidad, predecir los resultados de esto se antoja casi imposible. Asusta e intriga al mismo tiempo, ¿verdad?

4. Adulterios en los “Me gusta” y comentarios

El salto que dio la comunicación en línea en su desarrollo ha causado confusión: ¿se puede calificar a estas relaciones como verdaderas y cómo se podría evaluar su calidad? En gran medida, esto ha afectado las relaciones amorosas, incluso se ha acuñado un término especial: “micro-cheating”(micro-infidelidad). Esta incluye las señales de atención que tu pareja muestra a otras personas en las redes sociales: los “Me gusta”, comentarios, solicitudes de amistad.

A pesar de que un gran número de determinados usuarios asegura que el concepto de micro-cheating no tiene sentido, los psicólogos señalan que nada es simple: existen numerosos casos donde ya no se trata de los intentos de control total en la relación, sino de los problemas reales con la monogamia de un usuario “virtualmente activo”.

5. Filtros en la foto para ocultar tu auto-odio

Un usuario raro decide subir su foto sin retoques de belleza, por no mencionar los filtros animalísticos de Snapchat. Los primeros en hacer sonar la señal de alarma fueron los psicólogos, sosteniendo que esta obsesión por corregir la apariencia revela una nula autoestima y profundas dudas sobre uno mismo.

Más tarde, se les unieron cirujanos plásticos: cada vez más y más personas acuden a sus consultas pidiéndoles hacerles el mismo rostro que ellos mismos han conseguido con sus selfies retocadas. La tendencia al descontento con la propia apariencia está ganando impulso.

6. “Últimas noticias”, un juicio secreto sobre los amigos

Los científicos citan muchas razones por las que las redes sociales nos crean adicción. Una de ellas es la posibilidad de juzgar a tus conocidos.

Los participantes de un estudio social confesaron que el contenido de las publicaciones de otras personas en Facebook, a menudo, les molestaba o irritaba. Esto rara vez se convierte en una excusa para darse de baja, las noticias desagradables, simplemente, se ocultan de la sección de noticias, pero la mayoría de la gente ni siquiera hace eso. La porción diaria de contenido negativo no nos hace menos propensos a entrar en las redes sociales.

Los autores de este estudio señalan que la posición de la observación silenciosa permite a los usuarios juzgar en secreto a sus amigos, sintiéndose más “correctos” al establecer la comparación. La conclusión es desagradable, pero invita a reflexionar.

7. Mercado de trabajo futurista

Ahora, muchas profesiones están directamente relacionadas con el trabajo en las redes sociales. Por eso, los especialistas esperan más cambios: en un futuro cercano habrá ciberinvestigadores que lidiarán con delitos en Internet, por ejemplo, el pirateo de cuentas y el robo de datos.

Para proteger tu privacidad en las redes sociales, puedes acudir a un asesor de seguridad: este ayudará a filtrar la información antes de subirla a las redes, aumentar el nivel de protección digital e incluso crear una imagen de Social media. La transformación virtual también alcanzará al mundo jurídico: los letrados se dedicarán a supervisar los contratos rubricados a través de Internet, analizando las obligaciones relacionadas con los servicios de pago, e incluso las cuestiones de herencia de tus cuentas en redes sociales y otros datos digitales.




loading...

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.