Fortnite llegará a móviles

0

Si tuviéramos que elegir un solo videojuego como el más influyente del 2018, este sería sin duda Fortnite Battle Royale. En el ámbito del ocio electrónico las tendencias cambian a un ritmo imposible de seguir por los medios informativos generalistas. De ahí que pueda llegar a sorprender el hecho de que este juego, todavía desconocido para ajenos al mundo del videojuego, sea el más seguido a través de Internet, ostentando incluso records de visualizaciones simultáneas en Twitch y YouTube, amén de ser jugado por millones de jugadores en todo el mundo, obteniendo enormes beneficios incluso tratándose de un título gratuito.

De Playerunknown’s Battlegrounds a Fortnite
El género de los Battle Royale llegó al imaginario popular a principios de 2017 gracias a Playerunknown’s Battlegrounds (PUBG), un videojuego bélico Free-to-Play (esto es, gratuito aunque podemos comprar beneficios in-game) donde 100 jugadores deben luchar entre sí mientras una cúpula invisible va reduciendo el tamaño del terreno de juego constantemente. El juego de Bluehole Entertainment se convirtió en el más jugado de Steam -la plataforma de juego para PC más importante- durante varios meses, alcanzando los 3.2 millones de jugadores simultáneos en enero del presente año.

La historia de Fortnite bebe indiscutiblemente de este éxito. El juego de Epic Games fue lanzado por los estudios Epic Games y People can Fly en julio de 2017 para PC y consolas, aunque su planteamiento era totalmente diferente. El modo de juego principal nos proponía colaborar con otros jugadores para acabar con hordas de zombies mientras fortificábamos nuestras bases de operaciones. Como videojuego de pago, en tan solo dos meses vendió más de un millón de unidades, pero el verdadero éxito estaba por llegar. En agosto del mismo año se lanzó Fortnite Battle Royale, una variante del juego esta vez Free-to-Play, cuyo planteamiento copiaba en muchísimos aspectos la fórmula de PUBG.

La rivalidad entre ambos juegos ha estado presente durante los últimos meses, aunque con la llegada del 2018 se alzó un claro vencedor. Ya en febrero, Fortnite superó el record de jugadores simultáneos de PUBG, pero sus números han seguido creciendo vertiginosamente desde entonces. Sin ir más lejos, el conocido youtuber ElRubius batió el record mundial de visualizaciones de un vídeo en directo con un millón de espectadores gracias a una partida donde participaron varias celebridades de la plataforma de vídeos. Estos hitos se traducen en un calado mediático que abarca muchísimos ámbitos, con futbolistas celebrando goles haciendo guiños al juego o famosos como el rapero Drake difundiendo abiertamente su afición.

La batalla llega a móviles
Actualmente los dispositivos móviles son casi tan valorados a la hora de jugar a videojuegos como las propias consolas. Uptodown, el mayor marketplace alternativo de aplicaciones Android, ya realizó a finales de 2017 un informe a partir de los más de mil millones de usuarios únicos recibidos a lo largo del año donde afirmaba que más del 40% de los encuestados ya prefería jugar en su smartphone a videojuegos antes que en otros dispositivos. Con estos datos presentes es normal que tanto Epic Games como Bluehole quisieran llevar a sus gallinas de los huevos de oros a dicho terreno.

El primero en mover ficha fue Playerunknown’s Battegrounds, que gracias a un acuerdo con el gigante empresarial Tencent lanzaron en febrero de este año sendos juegos para iOS y Android basados en la marca en territorio asiático, para un mes después lanzar la versión internacional de uno de ellos. Dicho proceso pudo haberse acelerado al haber entrado en escena también Fortnite, que tras una escueta fase beta lanzó la versión abierta de su juego para iOS el pasado 2 de abril, amén de anunciar el inminente lanzamiento de la edición para Android. Solo en los dispositivos de Apple, Fornite está generando actualmente 1.8 millones de dólares en beneficios gracias a la compra de elementos estéticos dentro del juego, ya que se trata de un juego gratuito. En tan solo dos semanas ha sido descargado por 11 millones de usuarios.

El principal problema con el que se están encontrando ambas desarrolladoras es en la proliferación de clones y copias ilegítimas de sus obras. Para intentar subsanar este problema, los creadores de PUBG han optado ir por la vía judicial denunciando a varios títulos creados por la empresa NetEase, que casualmente es la principal competidora de Tencent, poseedora de los derechos de distribución de dicho juego en Asia. Epic Games, de momento, ha optado por mantenerse al margen aunque existan flagrantes copias de su juego.

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.