‘Una serie de eventos desafortunados’ segunda temporada

0

Los creadores de esta adaptación televisiva de las novelas de Lemony Snicket han conseguido asentar este título. Aunque consideramos de la primera entrega que no fue del todo afortunada la segunda temporada se sacude varias de sus debilidades y nos entrega episodios mucho más ricos, divertidos y ágiles. Lo anterior se logra porque la primera temporada apuntala la segunda, es decir, ya conocemos a los personajes, el ritmo de la historia, el formato peculiar de la serie pero, y esto es muy destacado en esta nueva entrega, se introducen nuevos elementos que la enriquecen. También dan sentido a muchas de las aventuras que ocurren en la mayor parte de la temporada.

Como sabemos bien, desde que la vida de los niños Baudelaire cambió drásticamente con la muerte de sus padres han ido de un lugar a otro con distintos tutores, la fórmula persiste en esta segunda entrega y tal vez esto se le podría reprochar aunque sí vale la pena recordar que el formato de la historia de estos atribulados niños así es en las novelas y así es cómo, finalmente, el autor ha decidido que sea en la adaptación televisiva. Quizá es lo más destacado de esta entrega, que logra ser fresca, sorprendente y muy divertida. También tenemos la participación de Patrick Warburton como Lemony Snicket quien aparece mucho más que la temporada pasada y el resultado es magnífico. Recordemos que el Conde Olaf es un actor y usa estos dotes para disfrazarse y escabullirse, claro, también para ir en pos de los niños Baudelaire.

Él junto a su troupe de actores interpretarán una y otra vez diversos personajes. Así como el Conde Olaf cambia también cambia la situación de los Baudelaire y también las localizaciones donde se desarrolla esta intrincada historia. La atmósfera de cada lugar es magnifico, ricamente elaborada y cargada de muchos significados que hacen de esta serie una de las que ha entendido que su público joven es inteligente y puede captar un gran número de guiños y referencias. Podemos agregar la complejidad de su historia y los eventos que suceden en la historia.

Se nota que el autor de las novelas pone muy en alto el entendimiento del público joven y le ofrece giros difíciles de procesar pero que, como en la vida real, suceden y hay que afrontarlos. Incluso la incesante explicación de términos y palabras que puede parecer «educativa» es más bien un gag sumamente divertido y hasta irónico. Se trata de una entrega mucho más compleja y lograda que la primera, una divertida forma de pasar los últimos días vacacionales y un título parecido a ningún otro que vale mucho la pena.

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.