Cuatro tazas de café al día son buenas para el corazón

0

Para todos aquellos que no pueden pasar el día sin beber al menos una taza de café, les tenemos una buena noticia: se ha demostrado que la cafeína parece proteger contra las enfermedades del corazón, la diabetes y otras dolencias, a excepción del cáncer.

Al respecto, un equipo de investigadores de la Universidad Universidad Heinrich Heine de Düsseldorf en Alemania, determinó que el café acelera las fuentes de energía de las células cardíacas, ayudando a los corazones a recuperarse de los ataques cardíacos.

En la investigación, encabezada por la Bioquímica Judith Haendeler, de la Facultad de Medicina de esta Universidad, se le dio a un grupo de ratones el equivalente a cuatro tazas de café diarias por 10 días previos a inducirles ataques cardíacos.

Luego de esto, los científicos reportan que las células de los ratones que recibieron cafeína, repararon los daños asociados al ataque cardíaco de forma más eficiente que las células de aquellos ratones que no habían bebido café.

De esta manera, tras el análisis de los resultados, se determinó que el café facilita el movimiento de una proteína llamada p27 hacia las mitocondrias, los orgánulos celulares que se encargan de la producción de energía.

En este sentido, el aumento de esta proteína en las mitocondrias se tradujo en un aumento significativo de energía en las células, ayudándoles a recuperarse de los daños. Si bien estos resultados solo fueron observados en ratones, las personas y otros animales también tienen la proteína p27, lo que es un buen indicio de que el café puede ayudar a sanar los corazones de los seres humanos.

Lo sorprendente del caso es que, normalmente, la proteína en cuestión suele encontrarse en el núcleo de las células, ayudando a controlar el proceso de división celular, por lo que su papel de potenciar la producción de energía en las mitocondrias representa un descubrimiento innovador.

Estudios previos del mismo equipo de científicos, demostraron que a concentraciones fisiológicamente relevantes, tales como cuatro tazas de café, o más, la cafeína mejora la capacidad funcional de las células endoteliales, aquellas que recubren el interior de los vasos sanguíneos, lo que involucra a las mitocondrias. Al respecto, según Haendeler:

“Nuestros resultados demuestran un nuevo modo de acción para la cafeína, uno que promueve la protección y reparación del musculo cardiaco a través de la acción del p27 mitocondrial, lo que puede conducir al desarrollo de mejores estrategias para proteger el musculo cardiaco después del daño”.

En conclusión, es posible considerar el consumo de café como un factor nutricional adicional que representa un factor de protección, especialmente en poblaciones vulnerables, como los ancianos. Sin embargo, esto no debe hacerse de forma aislada, sino en conjunto con la adopción de otros hábitos característicos de un estilo de vida saludable, como el ejercicio físico.




loading...

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.