Hablar con tu mascota te hace más inteligente

0

Puede parecer para muchos extraño que sea tan común hablar con tu mascota . Esto va desde algunos piropos o hasta contar la vida entera a estos tiernos animales, aunque ellos no puedan entendernos.

Todos lo hemos hecho, hablar como si fueran bebés, darles largos monólogos, explicarles las razones de sus actos erróneos. ¡Tranquilo! Si haces esto, o tus amigos lo hacen, no es signo de locura ni de poca inteligencia, al contrario.

“Históricamente, la tendencia a antropomorfizar (conceder cualidades humanas a otras especies u objetos) ha sido tratada como un signo de niñez o estupidez. Sin embargo, en realidad es una consecuencia natural de lo que hace a los humanos la especie más inteligente del planeta”, explicó Nicholas Epley, profesor de la Universidad de Chicago al portal Quartz en una entrevista.

Así que tranquilo, solamente estás respondiendo a un instinto que se basa en la propia evolución.

El profesor Nicholas Epley recalcó en dicha entrevista que ninguna especie tiende a hacer esto. Nosotros lo hacemos por ser la especie más evolucionada y eso explica nuestra tendencia a antropomorfizar.

Todo se debe por nuestra preferencia a comunicarnos con otras mentes inteligentes.

Pero ten cuidado…
Pero debemos tener claro que son animales y no humanos. No podemos ver en nuestra mascota rasgos de lo que nos falta en la vida. Asimismo, es maltrato animal el quitarles su esencia o ponerles atributos que no le corresponden.

“Poner ojitos es un truco de nuestras mascotas en el que los humanos casi siempre caemos y que puede llevarnos a percibir una mente inteligente donde no la hay. Como miembro de la especie más social del planeta eres hipersensible a los ojos porque te ofrecen una ventana a la mente de las demás personas”, explica Epley.

Un estudio lo explica
Un estudio del Centro de Cognición Canina de la Universidad de Portsmouth aseguró que los perros son conscientes de tu necesidad de comunicarte y por ello ajustan sus gestos faciales para provocar tu emoción.

Pero en realidad es un condicionamiento que es parte del hábito, y no tiene que ver con su raciocinio.

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.