Qué se siente al hacer el amor en el agua

0

Seguramente te habrá ocurrido alguna vez que te has ido con tu pareja a la playa o a la piscina y del calor y de tanto roce al ponerte la crema solar, de repente se te ha ocurrido plantearlo a tu novio/a: “¿Y si hacemos el amor en el agua?”. Son muchas las personas que incluyen dentro de sus fantasías sexuales tener sexo en la ducha, en un jacuzzi, en el mar, en una piscina… es decir, que les excita la idea de mantener una relación en el medio acuático.

Aspectos positivos de hacer el amor en el agua – según el lugar

Muchas personas fantasean con hacer el amor con su pareja mientras están sumergidos en el agua. Sin embargo, tener sexo en el agua no significa expresamente hacer el amor en el mar. Además de este lugar, a continuación te explicaremos cuáles son los aspectos positivos de los sitios donde se puede tener una relación sexual dentro del agua.

  • En la bañera: llénala de agua con algún aceite aromático o con una pastilla para hacer espuma, pon música relajante de fondo y algunas velas para dar un toque cálido al momento. El aspecto positivo de hacer el amor en la bañera es que te brindará comodidad y relajación. Si buscas que tu sesión de sexo sea romántica y sensual, este será el lugar más adecuado para ti y tu pareja.
  • En la ducha: aunque no sea igual de cómodo que en el anterior caso, la ducha es un lugar muy recomendable, sobre todo para parejas que buscan revitalizar su vida sexual, ya que te “obligará” a probar nuevas posturas, evitando así clásicos como el misionero. Date una ducha con tu pareja y disfruta de una relación sexual muy sexy y excitante.
  • En un jacuzzi: si dispones de uno, ya sea en la habitación de un hotel o en una sesión de spa privada, podrás disfrutar de una de las sesiones más potentes de sexo en el agua. Además de ser un lugar que da pie a un ambiente sensual, los chorros y las burbujas del jacuzzi son ideales para estimular vuestros cuerpos.
  • En el mar: todos hemos fantaseado alguna vez con meternos en el agua del mar y hacer travesuras con nuestra pareja. El hecho de estar rodeado de personas y el riesgo de que te puedan pillar, puede llegar a ser muy excitante para algunos. Adéntrate en el agua y ponte frente a frente con tu pareja, como si estuvierais hablando pero en realidad estáis teniendo sexo. ¿Te atreves?
  • En la piscina: los aspectos positivos de este lugar son los mismos que hacerlo en el agua del mar, es decir, sexo atrevido y muy excitante por estar en un sitio público. Sin embargo, la ventaja de la piscina es que no saldréis llenos de arena ni pegajosos. Eso sí, recuerda que el agua de la piscina es, por lo general, más transparente que la del mar, así que… ¡disimulad bien!

Riesgos de tener sexo en el agua

Aunque la idea de hacer el amor en un lugar acuático pueda resultar muy excitante, también es importante saber los aspectos negativos que debemos tener en cuenta antes de embarcarnos en esta aventura sexual. A continuación, te enumeramos algunos de los riesgos que existen en las relaciones sexuales en el agua:

  • Puede resultar muy irritable: al contrario de lo que se piensa, en el agua (especialmente en la de mar) las mujeres no tenemos prácticamente lubricación natural. Por ello, al tener la vagina seca, durante la fricción de la penetración en un lugar como la playa, puede resultar bastante irritante y doloroso.
  • Mayor riesgo de infecciones urinarias: en el agua, tanto del mar como de una piscina, existe una gran cantidad de bacterias y otros microorganismos que, al contacto con nuestras zonas íntimas, pueden provocar infecciones de orina como la cistitis.
  • Lesiones por caídas: existe la posibilidad, sobre todo en lugares como piscinas, duchas y/o bañeras, que al intentar ponernos en una determinada postura nos podamos resbalar y que la aventura sexual termine en un esguince. Por ello, es recomendable que cuando intentéis hacer el amor en el agua, lo hagáis en lugares donde os podáis agarrar con seguridad.
  • Multas por “delitos sexuales”: es recomendable que si queréis hacer el amor en agua de la playa o una piscina, intentéis hacerlo en horarios nocturnos o cuando no haya mucha gente alrededor. Si os pillan “in fraganti”, además de pasar una absoluta vergüenza, también os podrían poner una multa, ya que está prohibido tener sexo en la vías públicas.

4 posiciones para hacer el amor en el agua

Ya hemos visto que, según el lugar que elijamos para nuestro encuentro sexual acuático, pueden existir unos aspectos positivos u otros. Sea cual sea el sitio escogido, a continuación te dejamos las 4 mejores posturas sexuales para tener sexo en el agua. ¿Con cuál te quedas?

  • El flotador: esta postura solo es apta para piscinas, jacuzzis o bañeras. Para realizarla, la mujer apoyará su espalda en el respaldo de la piscina estirando su cuerpo de manera que flote. El hombre se pondrá de pie o de rodillas entre sus muslos y ya solo quedará que comience la penetración.
  • Frente a frente: esta pose sexual es válida para todos los lugares que hemos hablado en el apartado anterior. Tal y como dicta el nombre, el hombre estando de pie se pondrá frente a su novia, mientras que ella quedará suspendida “en el aire” rodeando a su chico con las piernas. Gracias al agua, podréis practicar una postura que en tierra se necesita fuerza y una buena condición física.
  • La catarata: esta posición es ideal tanto para hacerla en una piscina como en la bañera de tu casa. Para ello, el hombre deberá sentarse con las piernas estiradas mientras que la mujer se acomodará encima de su pareja de rodillas y dándole la espalda. Agárrate al respaldo de la piscina y comienza a tener una sesión de sexo fácil y divertido.
  • El caballito de mar: esta postura es apta tanto para la orilla de una playa (siempre y cuando no haya nadie) como para hacerlo en la bañera. Para hacerla el hombre se tumbará con las piernas estiradas mientras que la mujer se sentará de espaldas a él para dar comienzo a la penetración.

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.