¿Cómo funciona un disco duro inalámbrico?

0

Un disco duro inalámbrico es un dispositivo de almacenamiento externo que utiliza una conexión inalámbrica (Wi-Fi o Bluetooth) para permitir el acceso a su contenido almacenado.

Este tipo de soluciones permite almacenar contenido al que podemos acceder desde un ordenador o dispositivo móvil conectado sin necesidad de cables y es una solución ideal para satisfacer nuestras necesidades de almacenamiento de archivos a medida que nos alejamos del escritorio en plena era de movilidad y bajo cualquier sistema operativo.

Un disco duro inalámbrico emite constantemente su propia red Wi-Fi a la que los dispositivos a su alcance pueden acceder mediante una contraseña. Si se conecta desde un PC, la unidad se mostrará en el explorador de archivos correspondiente como si fuera una unidad interna o externa conectada por cable. Si se conecta desde un teléfono inteligente o tablet, activará una ventana con los pasos necesarios para comenzar a transferir archivos desde y hacia la unidad.

Frente a un disco duro externo típico (o SSD) conectable mediante cable a un puerto de conexión de periféricos (USB, Thunderbolt, eSATA…), un disco duro inalámbrico se conecta mediante normas Wi-Fi o Bluetooth para permitir el acceso a su contenido almacenado. Es particularmente útil para su utilización desde dispositivos móviles como smartphones, tablets o videocámaras aunque realmente funcionan con cualquier equipo que tenga acceso a su red.

Disco duro inalámbrico

No todo son ventajas. Este tipo de soluciones de almacenamiento funcionan con baterías lo que para algunos usuarios puede suponer una carencia de autonomía. La duración de la batería variará dependiendo del modelo y de la actividad. La mayoría de los fabricantes ofrecen unas seis horas de actividad en funcionamiento, elevando la cifra a unas 20 horas si la unidad se mantiene a la espera. Adicionalmente, para estos escenarios, también pueden funcionar con cableado cuando se necesite, porque incluyen un puerto para carga y transferencia de datos,

Para quién es un disco duro inalámbrico
Cuando Apple anunció los iPhone 6s las críticas se acumularon por la inclusión de un modelo con solo 16 GB. Insuficiente capacidad penalizada aún más por el hecho de la falta de soporte a tarjetas microSD. Curiosamente, Apple introdujo la grabación 4K y la aplicación Live Fotos que en esa capacidad ofrece un mísero clip de 30 minuto. En este tipo de escenarios es donde debemos valorar la compra de un disco duro inalámbrico.

Además de almacenamiento otra de las ventajas de estos dispositivos es su uso como servidor de medios. Los mejores discos duros inalámbricos incluyen una gama de capacidades integradas para ello, trabajando con teléfonos inteligentes, tabletas, televisores inteligentes, streamer como el Chromecast y servicios como Plex. Simplemente unes el disco duro inalámbrico a la red y todo el contenido de películas, programas de televisión o música que haya almacenado podrá reproducirse en el centro de entretenimiento.

También destacado su uso para almacenamiento de copias de seguridad de equipos, ficheros o para su uso en fotografía, ahora que el 4K devora capacidad a gran ritmo. Otra de sus ventajas es la posibilidad de acceso de varios equipos simultáneamente, algo que no podemos hacer en los dispositivos por cable. Su diseño es cada vez más estilizado y su peso no suele sobrepasar los 400 gramos, lo que permite gran movilidad. Algunos modelos también incluyen carcasas resistentes para uso en escenarios comerciales o industriales o simplemente de protección de la unidad.




loading...

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.