Detectan agujeros negros fantasmas

0

El reconocido Roger Penrose, prominente físico y matemático de la Universidad de Oxford y asiduo colaborador de Stephen Hawking, ha propuesto que nuestro universo es uno de una serie de universos, “eones”, donde el Big Bang de cada uno tiene su origen en el futuro remoto del anterior; esto es lo que se conoce la teoría de cosmología cíclica conforme (CCC).

De manera similar al nuestro, estos universos anteriores albergaron agujeros negros. De acuerdo a un reciente estudio, es posible detectar rastros de esos agujeros negros muertos desde hace mucho tiempo en el fondo cósmico de microondas (CMB, por sus siglas en inglés), el remanente radiactivo del violento nacimiento de nuestro universo.

Según la famosa teoría de Hawking, los agujeros negros pierden lentamente parte de su masa y energía a lo largo del tiempo a través de la radiación de partículas sin masa llamadas gravitones y fotones.

Basado en esto, los investigadores indican que los rastros de los agujeros negros de universos previos no son de los agujeros negros en sí mismos, sino de los miles de millones de años que esos objetos gastaron en consumir energía en su propio universo a través de la radiación de Hawking.

Todo el tiempo que un agujero negro pasó disolviéndose a través de la radiación Hawking deja una marca. Y esa marca, hecha en las frecuencias de radiación de fondo del espacio, puede sobrevivir a la muerte de un universo. Si los investigadores pudieran detectar esa marca, entonces los científicos tendrían razones para creer que la cosmología cíclica conforme es correcta, o al menos no definitivamente incorrecta.

Para detectar esa tenue marca, los investigadores realizaron una especie de torneo estadístico entre parches de cielo. Tomaron regiones circulares en el tercio del cielo donde las galaxias y la luz de las estrellas no abruman al CMB.

Seguidamente, resaltaron las áreas donde la distribución de las frecuencias de microondas coincide con lo que se esperaría si existieran puntos de Hawking. Los investigadores hicieron que esos círculos “compitieran” entre sí, para determinar qué área coincidía más con los espectros esperados de los puntos predichos por Hawking.

Luego, compararon esos datos con datos falsos de CMB generados al azar. Este truco tenía la intención de descartar la posibilidad de que esos “puntos Hawking” tentativos se pudieran haber formado si el CMB fuera completamente aleatorio.

Si los datos de CMB generados aleatoriamente no pudieran imitar esos puntos de Hawking, eso sugeriría fuertemente que los puntos de Hawking recién identificados eran en verdad de agujeros negros de eones pasados.




loading...

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.