Como será nuestro rostro en el futuro

0

Tras una serie de investigaciones sobre el desarrollo del rostro humano a lo largo de la evolución del hombre, científicos pudieron establecer cuál será la forma de la cara del humano del futuro teniendo en cuenta que se trata de una estructura que está en plena transformación.

La arqueóloga paleolítica de la Universidad de York, Penny Spikins, investigador de la Universidad de Saint Andrews, señaló que la cara humana “se transformó de un rostros más intimidante, que era ventaja para competir, a otro que era conveniente para llevarse bien con los semejantes”.

“Seguimos evolucionando y cambiando”, sentenció David Perrett y agregó que “la dieta está modificándose todo el tiempo y eso también cambia la forma de la cara”. Para el genetista Adam Wilkins “uno de los grande cambios de la cara está asociado al tamaño del cerebro y relacionado con la evolución del propio cerebro”.

A partir de la evolución de ese órgano se permitió “que tengamos más posibilidades expresivas”, a conformarnos como “seres sociales” y finalmente a convertirnos en “el animal más expresivo de la Tierra, capaces de recrear alrededor de 50 gestos”, aseguró Wilkins.

Siguiendo estos estudios y la forma en que fue desarrollándose el rostro se pudo establecer que “si nuestro cráneo continua evolucionando” se continuará con una juvenilización en donde las expresiones dejen de ser intimidantes para volverse más frescas y amigables. Este proceso “llevaría a una cara más reducida, con órbitas oculares proporcionalmente mayores, un mentón de menores dimensiones y una bóveda craneal más globular y desarrollada”.

Según los científicos este cambio lento se evidencia en el hecho de que cada vez hay más personas que nacen sin las muelas de juicio, una señal de que la mandíbula se comienza a achicar.

“En un mundo tan superpoblado, con millones de seres humanos viviendo en espacios reducidos, la cara sigue y seguirá jugando un papel clave en nuestras vida. Por lo tanto continuará su evolución”. Sin embargo señalan que para que esta evolución se dé es necesario que se produzca un ensanchamiento en las caderas femeninas de forma que el canal de parto sea apto para seres con el cráneo algo más grande que el de los bebés actuales, quienes, aun así, en varias ocasiones deben nacer de forma prematura, según señaló Paul Palmqvist catedrático de Paleontología del Departamento de Ecología y Geología de la Universidad de Malagá.

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.