Las secadoras de mano son un peligroso

0

Una buena higiene de las manos es un elemento crucial en el control de la propagación de infecciones. Por eso hay constantes recomendaciones de cuánto, cuándo y cómo lavarse las manos.

Por ejemplo, se recomienda que lo hagamos cada vez que llegamos de la calle, después de que usamos el lavamanos, antes de comer o de cocinar, previo a acercarse a un bebe o una persona vulnerable.

Menos atención, sin embargo, se le presta a la importancia de secarlas de modo óptimo.

Después de lavarse bien las manos con agua y jabón, nadie quiere volver a ensuciarlas con una toalla húmeda y olorosa que quién sabe cuánto tiempo lleva colgando en la percha.

Por eso muchos servicios públicos están provistos de toallas de papel desechables o secadores con potentes chorros de aire que se promocionan como “mejores para el medio ambiente” y “más higiénicos”.

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.