Obstáculos psicológicos que provocan distanciamiento en las relaciones amorosas

0

El impacto de una enfermedad mental en la relación a menudo es evitado al momento de comunicarnos con el otro. A menudo suele verse como algo vergonzoso de lo que no se puede hablar o traerá problemas sin embargo, el no hacerlo es lo que lleva a malos entendidos y problemas en la relación.

Cuando tenemos problemas importantes no resueltos con nosotros mismos, terminamos proyectándolos en los demás, provocando un ciclo vicioso de problemas.

Cuando no tratamos nuestros problemas mentales desde un principio, intentamos llenar vacíos depositando nuestros temores e inseguridades en la pareja. Con esto, no solo no logramos nuestro cometido, sino que además podemos llegar a dañar la relación.

En ocasiones, nuestros problemas pueden tener un impacto negativo en la salud mental de nuestra pareja y viceversa pero puede ser que también ambos terminen desarrollando síntomas como resultado de la enfermedad original del otro. Como si se tratase de una gripe que se contagia sólo que a veces puedes no darte cuenta de los síntomas o aceptar que se trata de un problema. Tranquila, siempre se puede llegar a una solución.

Estos son algunos de los problemas psicológicos que pueden dañar tu relación

Ausencia emocional

Ésta es sin duda una de las principales dificultades psicológicas que generan problemas de pareja ya que hay una falta de disposición emocional para atender las necesidades de la otra persona. Aunque muchas personas no son tan emotivas o expresivas con respecto a sus emociones, la ausencia emocional es un problema de apatía, donde simplemente la persona pudo haber tenido un estilo de crianza en el cual era el centro de atención. También puede venir de un abandono emocional. Les sucede con mayor frecuencia a los hombres que a las mujeres pero no hay un patrón pues la persona no ve su bloqueo emocional como un problema.

Ver a una madre/padre en la pareja

Esta es una situación muy común en donde no hubo un desapego progresivo de las figuras paternas durante el crecimiento. Lo saludable es que haya una independencia paulatina, en donde la persona tenga la capacidad para influir sobre su propio destino. Sin embargo, a veces eso no ocurre y aquellos que fueron criados para ser dependientes de una madre o un padre, buscan en la pareja una fuente de protección, apoyo y cuidado, como si fuesen niños indefensos. Esto además trae problemas en el sentido que la persona espera a que la pareja se haga cargo de las situaciones difíciles.

Ausencia de equilibrio entre el dar y recibir

A veces puede que una de las partes no tenga consciencia sobre dar al otro, provocando un desequilibro que si se da en exceso, termina rompiendo la relación. Por naturaleza, cuando somos, esperamos recibir y cuando recibimos, tenemos que dar. Pero también puede darse el caso en el que una de las partes se esmere más en dar, exagerando en extremo con atenciones y disponibilidad absoluta. Esto hace que el otro no pueda retribuir de la misma manera, provocando también un desequilibrio. Cuando esto ocurre, el que más da se siente defraudado

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.