¿Por qué tus amigos tienen más amigos que tú?

0

Seamos sinceros por un momento: ¿qué sientes después de revisar tus redes sociales? ¿Alegría, inspiración, amor o bien, tristeza y ansiedad? Si es lo último, debes saber que no estás solo y lo más sorprendente: puede que este sea el efecto que produce en todos los usuarios. Desde hace tiempo que se habla del impacto benéfico o negativo de las redes sociales en las personas. Los estudios serios al respecto sugieren que desencadenan ansiedad e infelicidad; claro que al respecto continúan, después de todo se han convertido en un factor muy importante en la vida diaria de muchos.

Como quiera que sea, no será extraño casi para nadie haber pensado alguna vez que nuestros amigos la pasan mejor, tienen más recursos y, por si fuera poco, tienen muchos más amigos que nosotros. Aunque puede parecer solo un pensamiento tóxico sin evidencia, la estadística sugiere que no, que efectivamente nuestros amigos tienen más amigos que nosotros, son más ricos y se divierten más. Todo esto por un fenómeno conocido como: la paradoja de la amistad.

La evidencia de nuestra desgracia y desolación —bueno, esto sí es una exageración—, es decir, de la paradoja de la amistad fue descubierta por el sociólogo Scott Feld en 1991, cuando realizaba un estudio sobre las propiedades de las redes sociales. Recordemos que el estudio de las redes se utiliza en muchos campos y de ahí se han desprendido varias explicaciones de fenómenos extraños e interesantes, como el famoso número de Dunbar y el Experimento del mundo pequeño. En este caso la paradoja se presenta en una gran variedad de situaciones y se puede expresar de forma matemática, es decir, en pocas palabras: sí, tus amigos —y los míos— tienen más amigos que tú.

Los investigadores de redes explican este efecto paradójico como resultado de la topología misma de las redes, es decir, en cómo se conectan y se estructuran. Es por esto que el fenómeno se ha encontrado tanto en las redes sociales de la vida real como en las virtuales. En MIT Technology Review se explica de la siguiente forma:

La paradoja surge porque la cantidad de amigos que tiene la gente se distribuye siguiendo una ley de potencia más que una relación lineal normal. Es decir, que la mayoría de la gente tiene pocos amigos, mientras que una cantidad menor de personas tienen muchos amigos.
Es este pequeño segundo grupo el que produce la paradoja. Para empezar es más probable que quienes tienen muchos amigos se encuentren entre tus amigos. Y cuando es así, hacen que aumente significativamente la cifra media de amigos de tus amigos. Por eso, de media, tus amigos tienen más amigos que tú.

Al parecer nadie se escapa

En estudios más recientes sobre la paradoja de la amistad se ha encontrado que es muy probable que otras características como la riqueza y la felicidad de nuestros amigos tiene la misma distribución que la de sus amistades, es decir, que aunque estos factores son más complejos de medir y cuantificar, se ha descubierto que comparten la misma topología de la red y por tanto, se puede decir que tus amigos —además de tener más amigos que tú en promedio— no conformes con eso, son más felices y ricos. A este fenómeno se le denomina “paradoja de la amistad generalizada” (GFP, General Friendship Paradox), y se refiere a que varios factores personales se conectan de la misma forma que lo hacen los nodos de la red y, por lo tanto, presentarán la misma naturaleza paradójica.

Por ejemplo: en uno de los estudios se analizaron redes académicas de científicos y sus coautores de artículos; en resumidas cuentas se concluyó que los coautores de un científico siempre tendrán más coautores, publicaciones y serán más citados que él. Sí, de nuevo el “devastador” efecto de la GFP.

¿Y para qué sirve todo esto además de demostrarnos —y siguiendo en la exageración— nuestra triste realidad? El descubrimiento de la paradoja de la amistad y el estudio de cómo funciona tiene varias aplicaciones, una de ellas radica en entender la naturaleza de las redes para fines propios del marketing, pero también para pronosticar y ralentizar los brotes epidemiológicos que tanto preocupa a los científicos en la actualidad. Así que, la próxima vez que revises tus redes sociales recuerda esta paradoja; pero también que los efectos de esas plataformas generalmente no son de bienestar y que la felicidad aspiracional que tanto se promueve en las redes no es más que un producto de consumo.




loading...

Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.