Usar redes sociales provoca que el sueño sea “pobre”

0

El uso diario de las redes sociales provoca patrones de sueño “pobres” en los adolescentes del Reino Unido, según alertó este martes un nuevo estudio publicado online en la revista británica BMJ. La investigación, liderada por Holly Scott, de la facultad de Psicología
de la Universidad escocesa de Glasgow, advirtió de que dedicar a diario tres horas o más a navegar por redes sociales influye en malos hábitos a la hora de dormir en adolescentes de este país, como, por ejemplo, quedarse dormido pasadas las 23.00 de la noche en semanas escolares y despertarse durante la madrugada.

Si bien existe una creciente preocupación acerca del posible impacto que tiene en la salud mental y el bienestar de los jóvenes el tiempo que dedican diariamente a mirar pantallas, en particular cuando utilizan esas redes sociales, hay pocas evidencias sobre las prácticas concretas que se dan en este área.

Por ello, en el citado estudio, los investigadores generaron el perfil típico del uso de medios sociales y los patrones de sueño entre los adolescentes del Reino Unido.Analizaron información de 11.872 menores de edades entre los 13 y 15 años, que indicaron cuánto tiempo pasan cada día visitando redes sociales o navegando por aplicaciones de mensajería, portales de “networking” o aplicaciones como Facebook, Twitter y WhatsApp.

Los participantes proporcionaron detalles sobre sus hábitos de sueño habituales, como puede ser la hora a la que se quedan dormidos y se despiertan tanto en días escolares como durante las vacaciones; cuánto tiempo les lleva dormirse o si tienen dificultad para volver a conciliar el sueño si se despiertan durante la madrugada.

Observaron que un poco más de un tercio -el 33,7 %- señaló que dedican menos de una hora diaria a las redes sociales, por lo que fueron clasificados como usuarios “bajos”.Poco menos de un tercio -el 31,6 %- admitió que utilizan esos portales entre 1 y 3 horas al día, con lo que fueron incluidos entre los usuarios “típicos”.

Del resto, menos del 14 % fueron usuarios “elevados” -con un consumo de redes de entre 3 a 5 horas diarias- y alrededor de uno de cada cinco -menos del 21 %-, fue considerado como usuarios “muy elevados”, al pasar más de 5 horas al día navegando por esos portales.

Tras valorar factores como el entorno familiar o la salud física y psicológica de los participantes, los expertos vieron que el consumo elevado de los medios sociales va generalmente asociado a un patrón de sueño más pobre.

En concreto, observaron que hay un 70 % más de probabilidades de que los usuarios “muy elevados” de redes se queden dormidos tras las 23.00 de la noche en jornadas escolares, y después de la media noche durante vacaciones.

Vieron asimismo que tanto los usuarios “elevados” como los “muy elevados” se despertaban más tarde -después de las 8.00- en días escolares que los consumidores de redes “típicos”.También comprobaron que era más probable que los usuarios “muy elevados” tuvieran problemas para volver a dormirse tras haberse despertado durante la noche.

Por contra, era menos probable que los de un uso de perfil bajo de redes sociales se durmieran tarde y se despertarán tarde.

Con sus observaciones, los autores del estudio consideran que cobra peso la idea de que los medios sociales reemplazan al sueño al tiempo que alertan de que los adolescentes que se van a dormir más tarde están abocados a “resultados académicos y emocionales más pobres”.

El estudio puntualiza además que las chicas pasan más tiempo navegando por esas aplicaciones sociales que los chicos.



Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.