“El miedo” ¿para qué sirve?

0

Vas caminando a las 8:00 de la noche hacia tu casa, solo. Algunos postes de luz iluminan una pequeña parte de la calle. Ves a tu alrededor. A dos esquinas está el colmado más cercano y, de tanta seguridad, las casas parecen fortalezas.
De repente, suena un motor detrás de ti. Lleva dos pasajeros. Tú, una laptop que compraste con mucho esfuerzo. Empiezan a sudarte las manos, caminas tan rápido como late tu corazón.

El sonido del motor cada vez se acerca más. Sientes una opresión en el pecho. Miras hacia dónde podrías escapar. Algo malo pasará. No hay salida.

El motor pasa a tu lado y sigue su camino. En unos minutos también pasará el miedo, una emoción que nos advierte que hay peligro. Sin embargo, hay situaciones en las que el miedo te paraliza e incluso te aleja de metas y seres queridos.

Cuando esto sucede, lo ideal es revisar cuáles estrategias estás utilizando para afrontar el miedo, así como los pensamientos alrededor de eso que percibes como una amenaza. De igual forma, si los síntomas que acompañan al miedo se vuelven intensos e incontrolables, es preciso el acompañamiento de un profesional de la salud mental que te brinde la confianza para regular esta emoción.



Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.