Donde no debes guardar tu celular

0

1. En el sostén
En los últimos años, el rumor de que los celulares pueden favorecer el cáncer de mama ha estado rondando Internet con fuerza. Hasta ahora, aún existe polémica en torno a dicha afirmación. En todo caso, es una buena idea no llevar el celular en el sostén, al menos como prevención.

Por un lado, existen quienes afirman que los celulares tienen esa capacidad, dado que funcionan a través de radiofrecuencias. Como señalan determinados médicos, la naturaleza errática de su señal le brinda la capacidad de interrumpir la reparación del ADN.

No obstante, la Sociedad Estadounidense del Cáncer afirma que, como las ondas de radiofrecuencia de los celulares no son ionizantes, no tienen la energía suficiente como para causar cáncer. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud afirma que no existe conexión entre estas 2 variables, aunque falta aún realizar más estudios.

2. En el bolsillo del pantalón
De acuerdo a los resultados de este estudio de la Universidad Technion, en Haifa, Israel, llevar el teléfono en el bolsillo delantero del pantalón hace que la cantidad y calidad del esperma de los hombres disminuya. Para la profesora Martha Dirnfeld, esto podría ser causado «por el calentamiento del esperma desde el teléfono y la actividad electromagnética».

Por otro lado, los resultados de un análisis sobre 185 estudios relacionados, indicaron que la cantidad de esperma de los hombres había disminuido en los últimos 40 años en países ricos. La explicación, entonces, tuvo que ver con los químicos de la comida. ¿Será que los celulares tuvieron también un rol en ese descenso?

3. En el bolsillo de la camisa
Como indica el cardiólogo Joel Kahn para la revista mindbodygreen, es preferible mantener el celular lo más alejado posible del cuerpo. Hasta ahora, no se ha estudiado lo suficiente la relación entre los teléfonos celulares con el corazón como para descartar posibles efectos.

Los teléfonos celulares podrían ser dañinos de varias formas diferentes, desde el aumento del colesterol o la presión sanguínea hasta desordenes en el ritmo cardíaco.

4. En la cama
Como se sabe desde hace mucho, la luz artificial funciona en nuestros cerebros como una señal de que aún no es hora de dormir, dado que no está oscuro. En este sentido, no solo hace falta apagar la televisión para dormir bien, sino también no llevar el celular con nosotros, sobre todo para evitar el insomnio.

Por otra parte, existen numerosos casos de teléfonos que han estallado en la cama. Esto se debe a que muchas personas se duermen con el teléfono conectado al cargador e incluso lo ponen debajo de la almohada. Esta es una mala combinación, dado que el teléfono se recalienta aún más de lo normal y puede alcanzar temperaturas peligrosas.

5. En el coche del bebé
Muchas madres o padres llevan el teléfono en el coche del bebé a la hora de salir a pasear. Esta no es una buena idea teniendo en cuenta que los bebés son mucho más sensibles que los adultos. Si bien no sabemos con exactitud qué peligros acarrea un teléfono en un adulto, sabemos que serán mayores si el teléfono está cerca de un bebé o un niño.

En este sentido, la doctora Lloyd Morgan hace una advertencia: «Los niños y los bebés por nacer enfrentan un mayor riesgo de daño corporal como resultado de las microondas de radio emitidas por los dispositivos inalámbricos».



Leave A Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.