Una bacteria que convierte compuestos naturales en oro

La bacteria que consigue convertir compuestos naturales en oro es la Cupriavidus metallidurans. Esta bacteria es un organismo extremofilo que puede sobrevivir en condiciones adversas, como suelos con altos niveles de metales pesados.

La bacteria Cupriavidus metallidurans produce una enzima llamada uroporfirinógeno III descarboxilasa (U3PA). Esta enzima es responsable de la transformación de los compuestos naturales en oro.

El proceso de conversión del oro se produce en dos etapas. En la primera etapa, la enzima U3PA oxida los compuestos naturales, como la glicerina, la glucosa o el ácido sulfúrico. En la segunda etapa, los productos de la oxidación se combinan para formar oro.

La bacteria Cupriavidus metallidurans tiene el potencial de utilizarse para la extracción de oro de forma más eficiente y económica que los métodos tradicionales. También podría utilizarse para la producción de nanopartículas de oro, que tienen aplicaciones en la electrónica, la biomedicina y la nanotecnología.

En 2019, un equipo de investigadores de la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, logró convertir glicerina, un subproducto de la industria alimentaria, en oro de 24 quilates utilizando la bacteria Cupriavidus metallidurans. El proceso fue eficiente y rentable, y podría utilizarse para la producción de oro a gran escala.

¿De qué tamaño son las pepitas de oro que produce la bacteria?

Conforme con declaraciones del científico Dietrich H. Nies, cada una de las partículas que se producen alcanza unos pocos nanómetros de tamaño.

¿Dónde se encuentra la bacteria Cupriavidus metallidurans?

La bacteria Cupriavidus metallidurans ha sido encontrada en zonas industriales contaminados con metales. Según un estudio que analiza sus entornos, las cepas estudiadas hasta el momento han sido aisladas de suelos alrededor de fábricas metalúrgicas en el Congo y en el noreste de Bélgica.

Así también, se ha hallado en suelos contaminados por minería de oro, aguas residuales de laboratorio y salas blancas de montaje de naves espaciales. Además, se indica que se ha encontrado a la bacteria en polvo recolectado de la Estación Espacial Internacional (ISS).

THEALEXITO

No hay ignorancia, hay conocimiento.
No hay miedo; hay poder.
Yo soy el corazón de la Fuerza.
Yo soy el revelador fuego de luz.
Yo soy el misterio de la oscuridad
En balance con el caos y la armonía,
Inmortal con la Fuerza.

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito esta vacíoVolver a la tienda